viernes, 10 de septiembre de 2010

LA MARTINIANA... ANDRES HENESTROSA


ANDRES HENESTROSA MORALES



(San Francisco Ixhuatán, Oaxaca, 30 de noviembre de 1906 - México, D. F., 10 de enero de 2008), fue un poeta, narrador, ensayista, orador, escritor, político e historiador mexicano. Una de sus grandes contribuciones fue la fonetización del idioma zapoteco y su transcripción al alfabeto latino.

Inició su educación básica en Oaxaca. Hasta los 15 años sólo habló su lengua madre, el zapoteco, en esa fecha se trasladó a la Ciudad de México, donde durante un año estudió en la Escuela Normal de Maestros, lo cual le permitió el dominio del español, de ahí pasó a la Escuela Nacional Preparatoria y luego a la Escuela Nacional de Jurisprudencia, donde llevó acabo estudios de derecho, sin lograr graduarse; al mismo tiempo, estudió en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México

En 1927 comenzó a escribir por sugerencia de uno de sus profesores, Alfonso Caso, quien le animó a poner sobre el papel leyendas y fábulas de su tierra zapoteca, como en su libro Los hombres que dispersó la danza, publicado dos años después.

En 1929 fue un acérrimo partidario de José Vasconcelos en su campaña de la presidencia de la República y fue un activo participante en su campaña de la cual dejó una amplia serie de relatos sobre las giras electorales por el país, que se quedaron sin publicar.

El autor desarrolló asimismo ensayos, artículos y relatos, dispersos en las páginas de revistas y periódicos o como prólogos y contribuciones a diversos libros. Dentro de su obra ha seguido una línea paralela a la de sus libros, la exaltación de su pueblo y del pasado indígena, la defensa de ese espíritu liberal, así como el estudio y valoración de las expresiones de su país.

En 1936, la Fundación Guggenheim lo becó para realizar estudios sobre la culturas zapoteca. Recorrió gran parte de Estados Unidos para sus investigaciones, que tuvieron como resultado la hispanización del idioma zapoteco, la creación de su alfabeto y un Diccionario zapoteco-español. Fue durante este viaje que realizó en 1937 a Nueva Orleans, donde escribió una de sus obras más famosas: Retrato de mi madre.

Ingresó a la Academia Mexicana de la Lengua el 23 de octubre de 1964 como miembro numerario, ocupando la silla XXIII, organismo en el que de 1965 a 2000 ocupó el cargo de bibliotecario.[1]

En 1982 fue electo senador por Oaxaca por el Partido Revolucionario Institucional. Dedicó su vida al desarrollo de la cultura en México, a través de su obra literaria, de su compromiso social y su participación en la vida académica y pública de la sociedad mexicana.


LA MARTINIANA

Niña, cuando yo muera
no llores sobre mi tumba;
toca sones alegres, mi vida,
cántame La Sandunga. 

Toca el Bejuco de Oro,
la flor de todos los sones;
canta La Martiniana, mi vida,
que alegra los corazones. 

No me llores, no, no me llores no;
porque si lloras yo peno, 
en cambio si tú me cantas, 
mi vida, yo siempre vivo, yo nunca muero. 

Si quieres que no te olvide, 
si quieres que te recuerde,
toca sones alegres, mi vida, 
música que no muere. 

No me llores, no, no me llores no;
porque si lloras yo peno, 
en cambio si tú me cantas, mi vida, 
yo siempre vivo, yo nunca muero.


8 comentarios:

AC Rasgado dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
andrea elena rios dijo...

La martiniana NO es de Henestrosa, y la canción original en zapoteco se llama "La micaela" es terrible que se apropien de una canción que no es de su autoría.Como Oaxaqueña, me avergüenzo de decir que ese plagiador de canciones es de mi hermoso estado. Si eluminan este comentario, me están dando la razón, de los contrario, igual... Lástima de blog tan lindo que les quedó

andrea elena rios dijo...

La martiniana NO es de Henestrosa, y la canción original en zapoteco se llama "La micaela" es terrible que se apropien de una canción que no es de su autoría.Como Oaxaqueña, me avergüenzo de decir que ese plagiador de canciones es de mi hermoso estado. Si eluminan este comentario, me están dando la razón, de los contrario, igual... Lástima de blog tan lindo que les quedó

andrea elena rios dijo...

La martiniana NO es de Henestrosa, y la canción original en zapoteco se llama "La micaela" es terrible que se apropien de una canción que no es de su autoría.Como Oaxaqueña, me avergüenzo de decir que ese plagiador de canciones es de mi hermoso estado. Si eluminan este comentario, me están dando la razón, de los contrario, igual... Lástima de blog tan lindo que les quedó

andrea elena rios dijo...

La martiniana NO es de Henestrosa, y la canción original en zapoteco se llama "La micaela" es terrible que se apropien de una canción que no es de su autoría.Como Oaxaqueña, me avergüenzo de decir que ese plagiador de canciones es de mi hermoso estado. Si eluminan este comentario, me están dando la razón, de los contrario, igual... Lástima de blog tan lindo que les quedó

AC Rasgado dijo...

Estimada Andrea Elena Rios, es interesante el comentario que haces, en este blog estamos abiertos a todos lo comentarios. No defendemos a ninguna persona. he estado investigando y efectivamente Henestrosa cambió la letra de la canción original conservando la musica. Pero desafortunadamente como cambio la letra solamente y no se ostento como creador de la música podemos decir que legalmente no hubo plagio. Ya es cuestión de cada quien pensar como quiera o mas le guste, en este blog no nos metemos en ese tipo de controversias. de todos los artículos que leí este me pareció el mas acertado y facíl de entender.

Gracias por seguirnos
Atte
ACRasgado

AC Rasgado dijo...

http://papelesdelsol.blogspot.mx/2012/12/articulo-algunas-palabras-sobre-la.html

Anónimo dijo...

Hola. Estuve explorando su blog, en la canción de La Martiniana se habla de un la flor de todos los Sones: El bejuco de oro, pero no la encuentro. ¿Me pueden ayudar por favor? Gracias